1 comentario

“Guapos o feos”, pero todos raros al nacer

Es sorprendente ver como la inmensa mayoría de animales nacen y son capaces de valerse más o menos por sí mismos desde el minuto cero; mientras los humanos, en contra, nacemos muy inmaduros…. y raros.

Es típico escuchar a las madres decir que su hijo recién nacido es “el niño más guapo” y que más de uno al verlo piense “cómo se nota que es su madre”. Lo cierto es que todos los recién nacidos son, cuanto menos, raros. A unos les parecerán más guapos, a otros menos; pero detrás de ese aspecto al nacer (que luego afortunadamente cambia) existe una explicación fisiológica que, además, ayuda a realizar una primera valoración del recién nacido, permitiendo sospechar desde los primeros minutos de vida algunas enfermedades.

El paritorio siempre es un lugar de estrés máximo: una madre gritando y empujando, comadronas y médicos ayudando a salir al niño, un padre que no sabe muy bien qué hacer ni que decir… Como en las películas vaya. Todo va a gran velocidad y en pocos minutos todo ha terminado. No es el objetivo de este artículo entrar a explicar cómo se produce el parto, pero entraña un mecanismo fisiológico, junto con el resto del embarazo, que sin duda merecen un futuro artículo al respecto. Volviendo a lo nuestro, el niño o niña nace y es en ese momento cuando el pediatra realiza una primera valoración, que consiste simplemente en observarle en la gran mayoría de ocasiones o ayudarle a adaptarse al nuevo entorno en caso de que sea necesario.

El aspecto del recién nacido varía mucho al cabo de unas horas de vida y, sobre todo, durante los primeros días. Si bien en las películas el parto puede parecerse a la realidad, el aspecto de los niños limpios y guapetes dista mucho de lo que nos encontramos en una sala de partos.

Vérnix caseoso

La piel del recién nacido se encuentra recubierta por el vérnix caseoso, que está formado por grasa producida por el propio niño dentro del útero, junto con células de la piel muertas que se acumulan. Es la sustancia que le da ese aspecto de “sucio” al recién nacido, pero a la que en los últimos años se le han atribuido algunas posibles funciones importantes en los primeros momentos de vida, como función barrera contra infecciones, mantenimiento de la temperatura corporal o protección de la piel frente a la deshidratación en contacto con el aire nada más nacer. Este es el motivo por el que en la actualidad se opta por no limpiar a los niños nada más nacer.

Por otro lado, también es muy frecuente observar un vello blando y fino recubriendo todo el cuerpo, que recibe el nombre de lanugo y que desaparece a los pocos días de vida.

Mancha mongólica

Aparte de esto, menos frecuente pero igualmente normal es encontrar algunas manchas en la piel del neonato. La más famosa, sin duda, es la mancha mongólica, que es una mancha azulada en la zona de las nalgas, más o menos extensa, y que siempre preocupa a los padres (más aún imagino cuando el pediatra les dice el nombre de la mancha), pero que desaparece alrededor del año de vida y que no tiene más trascendencia. Otra mancha normal en el recién nacido es el hemangioma capilar, que se localiza en la cara o en el cuello y es de color asalmonado. También es posible encontrar pequeñas formaciones amarillentas sobreelevadas a los lados de la nariz, que reciben el nombre de millium facial, pero que no tienen relevancia y desaparecen a los pocos días.

Izda: Millium facial | Dcha: Acné neonatorum

Millium facial y edema palpebral                                          Acné neonatorum

En relación con la lactancia materna en los primeros días, también pueden aparecer de forma temporal el acné neonatorum, que es muy similar al acné de la adolescencia; y el eritema tóxico alérgico, que es una erupción cutánea que desaparece durante la primera semana.

Pero no todo lo que encontramos en la piel del recién nacido es normal. Por ejemplo, presentar un mechón de pelo en la parte baja de la espalda, se ha relacionado con algunas patologías del canal medular. Además, el hemangioma capilar, que como hemos dicho es normal, también hay que diferenciarlo de la mancha en vino de Oporto (relacionado con un síndrome neurológico que entre otras cosas genera retraso mental) y el hemangioma cavernoso, de color azulado y grande y que puede causar problemas por malformación de los vasos sanguíneos.

mancha-oporto5

Mancha en vino de Oporto                                                                        Hemangioma capilar

Por si fuera poco, dejando de lado la piel, el neonato también puede presentar algunas características curiosas por el resto del cuerpo nada más nacer:

  • Edema palpebral: es un hinchazón de ojos relacionado con partos dificultosos, pero que desaparece a las pocas horas de vida.
  • Dientes neonatales

    Dientes neonatales: algunos niños nacen con dientes. Estos suelen caer en los primeros meses, antes de la salida de los dientes de leche. Se ha relacionado con algunos síndromes.

  • Hipertrofia mamaria: por paso de hormonas maternas durante el embarazo, el niño puede desarrollar mamas en los primeros días, que además pueden incluso secretar leche.
  • Cuna de fototerapia

    Ictericia fisiológica: aparece al segundo día de vida y se mantiene alrededor de una semana. Es una coloración amarillenta de la piel y conjuntivas del neonato que aparece por una aumento fisiológico de la bilirrubina en el niño. En ocasiones, cuando se prolonga en el tiempo, se trata exponiendo al niño a la luz solar indirecta o, en casos más graves, con cunas especiales de rayos UVA.

  • Acrocianosis: coloración azulada de manos y pies nada más nacer. Se resuelve en pocas horas cuando el neonato comienza a regular su temperatura corporal. Por este mismo proceso aparece la cutis marmorata, que es un reticulado que aparece sobre la piel del recién nacido y que, igualmente, dura unas pocas horas.
  • Coloración en arlequín: es un cambio de coloración transitorio en el cual una mitad longitudinal del cuerpo del niño adquiere un tono rojizo; mientras que la otra mitad presenta blanqueamiento, delimitándose muy bien una línea media.

Coloración en arlequín

Afortunadamente, no todos los recién nacidos presentan todas estas características juntas, pero poniendo un poco de imaginación el resultado sería algo así (lo he intentado): WP_20141109_17_37_11_Pro

Anuncios

Acerca de candres

Es licenciado en Medicina por la Universitat de Lleida. Siempre ha mostrado interés en dar a conocer lo que la mayoría no sabemos de nosotros mismos, de la máquina que nos mueve, por simplificar y hacer accesible al público general un conocimiento mayoritariamente reservado a profesionales.

Un comentario el ““Guapos o feos”, pero todos raros al nacer

  1. […] “Guapos o feos”, pero todos raros al nacer […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: