2 comentarios

Serie cáncer: Diagnóstico del cáncer parte II

Anterior de la serie del cáncer: Diagnóstico de cáncer parte I

En la anterior entrada mencionamos las pruebas complementarias que pueden sugerir la presencia de un cáncer, en esta mencionaremos las que puede diagnosticar el cáncer.

Empecemos por la TC (el TAC) o escáner, esta prueba permite tener una imagen bastante nítida del interior del cuerpo a base de cortes muy finos, con ella se pueden ver tumores sea cual sea su localización y puede diferenciar si es benigno o maligno según crezca de manera uniforme o crezca penetrando el tejido de alrededor. Con la Tomografía Computarizada podemos determinar que existe un cáncer, o algo similar, pero no que tipo de cáncer es ni como enfocar el tratamiento por lo que es diagnóstica a medias. Para lo que sí que se utiliza es para el diagnóstico de extensión, permite ver el tamaño del tumor, las estructuras que afecta, los ganglios linfáticos que están afectados y las posibles metástasis clasificando el cáncer en un estadio. El estadio, junto con el tipo de cáncer, es lo que determina la supervivencia del enfermo, así que estamos frente a una prueba fundamental en el diagnóstico de esta enfermedad. La resonancia magnética o RNM es muy similar a la TC siendo una mejor para un tipo de cáncer y la otra para otro tipo.

El PET (Tomografía por Emisión de Positrones) y el SPECT son técnicas que se hacen conjuntamente a la TC y su función principal es detectar metástasis. Para ello marcan radioactivamente glucosa (excepto para los tumores cerebrales) y se inyecta en la sangre, después con un detector se mide las zonas que más utilizan glucosa, estas zonas son las tumorales ya que el cáncer no deja de crecer consumiendo en energía que obtiene de la glucosa. Más tarde de la imagen del detector de radiación se superpone a la de la TC para ver si los nódulos detectados son o no metástasis o si hay alguna metástasis que no tenga correspondecia en la TC. Por lo dicho se puede ver que estamos hablando de diagnóstico de extensión. El PET es una técnica que se utiliza que es necesaria en pocas ocasiones porque es muy cara y no siempre necesaria, es común utilizarlo en cáncer de hueso, de cerebro y de pulmón.

Las endoscopias como la colonoscopia, la broncoscopia, etc. introdicir una cámara nos permite visualizar el tumor, tomar una muestra e incluso extirparlo, según su tamaño.

Si os habéis fijado todavía no tenemos un diagnóstico confirmatorio del cáncer ni de su tipo, para ello se utiliza la biopsia. Una biopsia es un fragmento del tumor que se analiza al microscopio con una serie de técnicas moleculares que determinan el tipo histológico del cáncer. Con esta técnica y una prueba de imagen ya se puede establecer un tratamiento y un pronóstico de supervivencia. Hay muchas formas de realizar una biopsia, si el cáncer es visible se puede tomar diréctamente pero habitualmente la aguja se introduce guiada de ecografía o TC para asegurarse de que se extrae la mayor cantidad de material posible con el menor daño al enfermo. Además hay que tener en cuenta que hacer un agujero al tumor es abrirle un camino para su expansión. En algunos casos como el cáncer de colon la biopsia se toma durante la colonoscopia, en el de pulmón con la broncoscopia y el de estómago con la gastroscopia. La biopsia no está exenta de problemas, es posible que no se coja ninguna muestra tumoral o que las que se cojan no sean representativas del tumor.

Pero nada de lo dicho hasta ahora es definitivo y tiene un porcentaje de error no despreciable, la única prueba definitiva y que se conoce como gold standard es el estudio anatomopatológico de la pieza quirúrgica. Este estudio analiza todo el tumor, los ganglios de alrededor y si la cirugía se ha realizado correctamente. Es el único que de verdad da un diagnóstico y un pronóstico, porque informa del tipo de tumor, de su agresividad y de su expansión.

Y ¿qué significa todo esto? pues que el cáncer es más dificil de diagnosticar de lo que parece y que las previsiones de curación y supervivencia no son acertadas hasta que no se ha realizado la cirugía, por eso el pronóstico no siempre acierta. Todo esto gana importancia en una enfermedad en la que el tiempo es oro y cuanto antes se trate, más probabilidades hay de curarla.

Siguiente de la serie: Tratamiento, cirugía

Acerca de jcvaque

Licenciado en Medicina por la Universitat de València, miembro del Círculo Escéptico y de Hablando de Ciencia. Apasionado del conocimiento en todos los ámbitos de loa vida, lleva tiempo colaborando en múltiples proyectos de divulgación científica tanto on-line, como a través de charlas en diversos medios.

2 comentarios el “Serie cáncer: Diagnóstico del cáncer parte II

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: