2 comentarios

Serie cáncer: Tipos de cáncer

Anterior de la serie: El secreto está en los genes

Al principio comentamos que el cáncer no es una enfermedad sino muchas agrupadas en la misma palabra, precísamente por eso los patólogos han creado diversas clasificaciones, de las que quizá habéis oido hablar.

La primera clasificación es por comportamiento y se dividen en malignos, benignos y border-line. Estrictamente no es una clasificación del cáncer, ya que cáncer sólo se consideran las células malignas. Los tumores benignos (o buenos) crecen despacio, generalmente rodeados por una cápsula producida por la compresión de las células de alrededor al crecer sobre ellas. Esto significa que no invaden la zona de alrededor, no dejan metástasis ni afectan los ganglios, además son muy parecidos al tejido del que provienen. Por ejemplo, los quistes son tumores benignos y los quistes de grasa son tumores benignos que contienen grasa.

Los tumores malignos, el cáncer propiamente dicho, se diferencian de los benignos porque crecen más rápido y de forma desorganizada. Tienen como ramificaciones que invaden la zona de alrededor, siendo incluso microscópicas, lo que dificulta su extirpación. Además, invaden a distancia con las metástasis y son células tumorales, diferentes del tejido del que provienen.

Los tumores border-line se encuentran en la situación intermedia, siendo tumores malignos con alguna característica  de los benignos, o bien, tumores benignos con alguna característica de los malignos. Por ejemplo, hay cánceres que nunca metastatizan y hay quistes que invaden la zona de alrededor siendo díficiles de quitar.

La segunda clasificación es sobre estirpe (origen) celular. En la entrada sobre las células madre y previas entradas sobre el cáncer vimos como ésta enfermedad proviene de células madre en diferente grado de diferenciación. De esta forma, los tumores que provienen de células madre de tejido epitelial, es decir, piel, mucosas (revestimiento interno de los tubos digestivo y respiratorio) y glándulas, son los llamados carcinomas como término general. Si provienen sólo de glándulas se llaman adenocarcinomas y si provienen sólo de la piel se llaman carcinomas escamosos. Los tumores que provienen de tejido mesenquimal, que forma los huesos, la sangre, los músculos, la grasa y el tejido conjuntivo (esqueleto de los tejidos), se llaman sarcomas. Hay otras clasificaciones según el origen que utilizan el sufijo -blastoma, por ejemplo, al cáncer renal lo llaman nefroblastoma, etc. Por último, hay algunas excepciones que son en realidad incorrecciones, pero son muy utilizadas en la literatura médica como el melanoma (realmente es un carcinoma) o el linfoma (es un sarcoma). La importancia de esta clasificación rádica en que cada estirpe celular tendrá un comportamiento diferente, un tratamiento diferente, una respuesta al tratamiento diferente, unos factores de riesgo para desarrollarse diferentes y una supervivencia diferente.

Otra forma de clasificarlos es según su grado de diferenciacion, es decir, cuanto se parece al tejido del que proviene. Si se parece poco, decimos que está altamente diferenciado o es de alto grado (de diferencación); y si se parece mucho, decimos que está pobremente diferenciado o es de bajo grado. Esta nomenclatura es importante porque cuanto menos se parezca al tejido original, más fácil es de tratar; y cuanto más se parezca más dificil es de tratar, ya que la medicación no distingue correctamente entre tejido sano y tejido enfermo si son muy parecidos.

Una de las clasficaciones más importantes para los médicos es la clasificación de extensión TNM, donde T se refiere al tamaño del tumor, N se refiere al número de ganglios linfáticos afectados y M a las metástasis. Esta clasificación es diferente para cada estirpe tumoral y permite diferenciarlos en estadios, que nos informan de cuán avanzada está la enfermedad, cuál es la probabilidad de supervivencia y cuál es el enfoque terapéutico más adecuado.

Por último, la forma de clasificarlos que todos entendemos es según el órgano en el que se produzca: cáncer de pulmón, cáncer de vejiga, etc. Esto es importante de cara a la cirugía, ya que cada órgano tendrá una operación diferente que dejará unas secuelas diferentes y tendrá unos resultados diferentes de cara a la curación.

Existen otras importantes para los patólogos, como el grado de mitosis o de necrosis, pero de esas ya hablaremos.

Acerca de jcvaque

Licenciado en Medicina por la Universitat de València, miembro del Círculo Escéptico y de Hablando de Ciencia. Apasionado del conocimiento en todos los ámbitos de loa vida, lleva tiempo colaborando en múltiples proyectos de divulgación científica tanto on-line, como a través de charlas en diversos medios.

2 comentarios el “Serie cáncer: Tipos de cáncer

  1. […] de la serie: Tipos de cáncer Compártelo:Share on Tumblr Pin ItCorreo electrónicoMásImprimirDiggMe gusta:Me gusta2 bloggers […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: